“Es hora de construir nuestro propio Internet para la libertad de expresión

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Tu Marketing Bogotá - Es hora de constuir nuestro propio internet para la libertad de expresión

Hola.

Mi nombre es Andrew Torba y soy el CEO de Gab.com.

Gab es una compañía que desarrolla software para la libertad de expresión. Desarrollamos sistemas de código abierto con el propósito de conservar y exportar un muy importante valor estadounidense al resto del mundo… la libertad de expresión.

Nuestro producto más popular es Gab.com, una red social con más de 2 millones de usuarios de alrededor del mundo, la cual recibe decenas de miles de suscriptores nuevos todos los días… ¡estamos creciendo! Las reglas de Gab son simples: Si tu discurso es legal, entonces está permitido. Por otro lado, los contenidos y actividades ilegales no están permitidos.

Gab también se ciñe a las leyes de privacidad de los Estados Unidos, en todo lo relacionado a la protección de la información de nuestros usuarios. Nosotros creemos que la privacidad es un derecho humano y que la dignidad de un individuo soberano debe ser respetada.

En Gab no decimos estas cosas a la ligera, de hecho nos esforzamos por defender estos valores todos los días. Por ejemplo, nosotros protegemos regularmente la privacidad de los usuarios internacionales de Gab al negarnos a atender solicitudes que nos hacen para que entreguemos información relacionada con los temas de los que hablan nuestros usuarios dentro de la plataforma.

En una base regular los gobiernos extranjeros intentan exigirnos que censuremos o expulsemos de nuestra plataforma a individuos que, según ellos, incurren en un discurso “ofensivo” o de “odio”, el cual de hecho se encuentra 100% protegido por la primera enmienda de la constitución de los EEUU, así como por nuestras políticas en Gab. Nosotros rechazamos constantemente estas solicitudes y al hacer esto estamos exportando las libertades de EEUU a los pueblos de todo el mundo, vía Internet.

También estamos orgullosos de nuestra relación con las fuerzas del orden público de EEUU y el éxito que hemos tenido en el momento de expulsar de nuestra comunidad a toda actividad criminal; esto es gracias a un balance que hemos mantenido entre el debido proceso y la privacidad de nuestros usuarios.

Desde hace más de tres años la prensa corporativa y el establecimiento de la cabal de Silicon Valley han manchado la reputación de Gab por el simple hecho de que ellos no comparten nuestros valores.

Por haber defendido los valores que he descrito arriba, Gab ha tenido que enfrentar desafíos muy grandes a lo largo de su recorrido. Hemos sido expulsados de docenas de plataformas de servicios tecnológicos, incluyendo tiendas de aplicaciones móviles, proveedores de hospedaje, registradores de dominios, procesadores de pagos digitales, e incluso bancos. Para superar esta realidad tuvimos que desarrollar nuestra propia infraestructura tecnológica y utilizar otras soluciones que son resistentes a la censura, como Bitcoin.

El aumento de la censura del discurso de los ciudadanos por parte de las corporaciones Americanas, así como la subversión de la democracia por parte de esas mismas corporaciones Estadounidenses, me resulta escandaloso como Cristiano. Las compañías de Silicon Valley no comparten mis valores Cristianos y tienen una historia de censura consistente de la libertad de expresión de la comunidad Cristiana en línea.

La libertad de expresión es un valor muy importante para las elecciones del 2020 en Estados Unidos. A pesar de ello, en las últimas semanas hemos visto a los candidatos presidenciales Demócratas, junto a personajes de la prensa corporativa, pidiendo que le cierren la cuenta de Twitter al Presidente Trump.

Twitter, en forma inmediata, anunció que planea retirar la opción de darle me gusta, responder o compartir los tweets del Presidente Trump, siempre que estos sean considerados como “abusivos” bajo los estándares de esa plataforma… (¿Quién define lo que es abusivo en Twitter?).

Esto “no es una democracia” y ciertamente “no es normal” tampoco.

El poder desmedido de Silicon Valley, que les permite determinar quiénes tienen derecho de hablar, ganar dinero o existir en Internet, es tan solo una parte de la película completa.

Resulta que Silicon Valley está curando y editorializando el discurso político legal de los ciudadanos de EEUU, y ha implementado medidas que limitan el alcance y la interacción del público con el mensaje del Presidente de los Estados Unidos. Lo que Silicon Valley está haciendo es una labor de ingeniería social sobre el electorado Americano…

Una serie de estudios han demostrado que unos resultados de búsqueda manipulados por Google pueden influir fuertemente en cualquier elección política. Facebook ha admitido que está haciendo experimentos psicológicos con sus usuarios; también está desarrollando, literalmente, un dispositivo que podrá leer la mente de los usuarios de la plataforma. Google está trabajando con China para desarrollar un motor de búsqueda totalmente censuardo (proyecto Dragonfly). Pinterest ha expulsado contenidos Cristianos Pro Vida de su plataforma.

La osadía de Silicon Valley también ha inspirado al gobierno Chino, el cual ha empezado a proyectar sus valores de censura, comunismo y control sobre millones de Estadounidenses y personas de todo el mundo en Internet.

Muchos estudios desarrolladores de videojuegos móviles y apps móviles actualmente le pertenecen a China. Aplicaciones como Tiktok actualmente censuran contenidos que critican al gobierno Chino, y no solo lo hacen en China, también están censurando a ciudadanos Americanos y de otros países que se atreven a hablar mal de China.

Estas dos versiones del Internet son dos caras de una misma moneda de tiranía. Tenemos el Internet corporativo y el Internet controlado por estados extranjeros, y la verdad es que este no es el Internet que deseo que mi hija conozca mientras crece; de hecho este no es el Internet que se merecen las personas que valoran la libertad en todo el mundo.

Todos los productos de Gab son de código abierto, lo que significa que cualquier persona puede usar nuestro código para desarrollar sus propios productos y comunidades. Dichos productos y comunidades estarán interconectadas con la nuestra. Con nuestro código, cualquiera podrá desarrollar su propia red social, plataforma donde controlarán su información y establecerán sus propias reglas, pero gracias a nuestro código no podrán comprometer el alcance que tendrá la distribución de los contenidos de sus usuarios ante una audiencia más grande.

En Gab los usuarios no son el producto; ellos son nuestros clientes (en toda plataforma que te ofrece servicios sin cobrarte nada, tú eres el producto). Gab monetiza sus actividades vendiendo un servicio optativo llamado GabPro. Por el precio de tres tazas de café al mes, los usuarios de GabPro pueden ser verificados y ganar acceso a funcionalidades adicionales dentro de la plataforma.

“En toda plataforma que te ofrece servicios sin cobrarte nada, tú eres el producto.”

De igual manera queremos invitarte a utilizar nuestro navegador web para la libertad de expresión (Dissenter), el cual bloquea automáticamente todos los anuncios publicitarios y rastreadores que Silicon Valley utiliza a diario. Nuestro navegador también incluye una herramienta que te permite escribir un comentario sobre cualquier publicación que exista en internet. Se puede decir que Dissenter ha creado una sección de comentarios que jamás podrá ser eliminada o censurada por nadie. Los usuarios de nuestro navegador web tienen la posibilidad de comentar sobre cualquier URL que exista en Internet, y también podrán ver lo que otros usuarios de Dissenter hayan escrito sobre esa misma URL, e interactuar con ellos en un foro abierto.

Lo que todos debemos entender es que unidos superamos vastamente la fuerza de Silicon Valley. Ellos solo podrán controlarnos mientras se los permitamos.

Por mi parte me rehúso a permitir que lo sigan haciendo.

Es por esa razón que estamos estamos trabajando arduamente para construir un Internet  que acoja y proteja la libertad de expresión, y nos gustaría que te nos unas.

Andrew Torba.
Gab.com1

1. TORBA, Andrew. 18 de octubre de 2019 (actualizado en junio de 2020). It’s Time To Build a Free Speech Internet Of Our Own. Gab News. Leer artículo original en Gab News.

Suscríbete al boletín

Otros artículos

Comparte esta publicación con tus amigos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro Boletín

Recibe nuestros contenidos directamente en tu bandeja de entrada.

Tu Marketing Bogotá - PayU payment methods popup

Cupón

Regístrate y obtén un

-10% dcto

Suscríbete al boletín y recibe en tu correo un cupón del 30% de descuento en toda la tienda!

Tu Marketing Bogotá - 27 señales

Mi Cuenta